miércoles, 16 de julio de 2014

Criptocracia (i). La democracia liberal en clave alegórica

Hace dos años y medio que escribí mi última entrada porque no me da la vida para tantas cosas que me gustaría hacer a pesar de las vicisitudes profesionales que estamos pasando...

Pero algunos acontecimientos nacionales, algunos libros de texto y discursos institucionales me han llevado a resumir a modo de alegoría inmobiliaria  lo que pienso sobre la forma de organización social exclusiva y excluyente que se ha dado en llamar indebidamente "democracia", que se asemeja a una representación escénica... y que bien la podríamos renombrar como Criptocracia: 
  1. La Criptocracia es como un desempeño fingido en el que te hacen pasar por el “promotor de un gran rascacielos de viviendas” cuando sólo te han permitido elegir la bombilla del trastero, es un juego de adulación en el que te nombran arquitecto para que te recrees en los detalles constructivos del edificio, sabiendo que jamás obtuviste esa titulación y que los arquitectos titulares viven muy lejos, hicieron los planos en secreto y han proyectado una morgue y no un edificio residencial. 
  2. La Criptocracia es la perversión arquitectónica que levanta el edificio en contra de ley de la gravedad… en contra la Ley Natural que es la que principalmente aplica al ser humano. 
  3. La Criptocracia es un bloque maniqueo en el que sólo importa si resides en la escalera izquierda o en la escalera derecha. No importa la altura, ni la superficie, ni el número de habitaciones, ni la memoria de calidades. 
  4. La Criptocracia es un timo intelectual que abre tiendas en los bajos del edificio y te castra intelectualmente al sustituir el debate filosófico y político por la adquisición de paquetitos cerrados con etiqueta homologada , contenido sorpresa, origen desconocido y gran surtido en lazos y pegatinas. 
  5. La Criptocracia es la prodigalidad institucionalizada que insiste en que tu generación es la primera y la última sobre la faz de la tierra en lugar de administrar el patrimonio asumiendo ser un mero eslabón en la historia: con débito de gratitud a las generaciones anteriores y compromiso de mejora respecto a las venideras. 
  6. La Criptocracia es el desarraigo institucionalizado, una comuna que te propone una cuota proindiviso del gran edificio según un inexistente “pacto social”  , que te trata como miembro fungible de la amalgama social en lugar de propietario del portal 7, planta 2ª, letra B y que bloquea tu integración y participación en la sociedad, por tanto, como miembro de una familia, de un pueblo y de una corporación profesional. 
  7. La Criptocracia es la estafa residencial en la que tú pagas la desmedida campaña propagandística que te aboca a adquirir sus "paquetitos sorpresa" en los que ya han repercutido también los salarios de amigos, militantes, clientes electorales… y el sobresueldo que reciben los cargos electos por ceder el gobierno a los poderes financieros y al NOM (nuevo orden mundial). 
  8. La Criptocracia es una comunidad de propietarios con estatutos perversos que te obliga a renunciar a tus rasgos naturales en el momento de la compra, para recuperarlos de forma torticera en las reuniones de vecinos mediante el enfrentamiento secesionista, de género, generacional, de clase y de partido. 
  9. La Criptocracia es una marca excluyente, un talismán legitimador que deja sin “licencia de apertura” cualquier otro edificio construido por una promotora no criptocrática aunque se encuentre en mejor zona, aunque sea mucho más sólido, con mejores calidades, infraestructuras, accesos… y aunque se proponga a un precio infinitamente más bajo. 
  10. La Criptocracia es el arte de la manipulación a través de solemnes correas de transmisión que acaban repercutiendo el coste al administrado, los réditos a la polea y el control al secreto manipulador.